Cómo hacer esquejes con una planta de marihuana

  • Independientemente de tu experiencia como cannabicultor, es muy probable que en algún momento te encuentres en uno de tus cultivos con una « pequeña bestia cannábica» que te gustaría conservar.
  • Estamos hablando de un “con elite” que puede sorprenderte gratamente por su calidad en general o por su aroma, su sabor o su efecto, en particular. Y, en consecuencia, quieras reproducir dicha genética en futuros cultivos.
  • En este artículo te explicamos cómo realizar esquejes de marihuana de calidad de forma sencilla, optimizando las probabilidades de conseguirlo de forma exitosa.

En este artículo no vamos a hablar sobre qué genéticas seleccionar, ya que cada cannabicultor tiene sus preferencias y apreciaciones. Los criterios de selección son subjetivos y cada persona se centra en aquellos que más le interesen; aroma, sabor, efecto, o todos a la vez.

También puede ser que el criterio de búsqueda sea de otro tipo, y que el cannabicultor se centre en el vigor de la planta, la rapidez de la floración, el rendimiento, la resistencia a las enfermedades, etc.

Los motivos que pueden llevarnos a querer conservar una genética de marihuana pueden ser de todo tipo, como un simple "flechazo a primera vista" o un proyecto concreto de breeding. En cualquier caso, hay que saber cómo hacer esquejes de calidad en las mejores condiciones.

Recursos necesarios para hacer esquejes de marihuana

A continuación te presentamos una relación con todo lo que hay que tener en cuenta para hacer esquejes:

  • Un espacio de trabajo limpio y desinfectado provisto de una mesa de trabajo confortable. Unas buenas condiciones de trabajo ayudan a minimizar los riesgos de contaminación de los pequeños clones y a realizar el trabajo con las herramientas necesarias, lo que facilita la organización y la eficacia del proceso.

  • Hormona para esquejes (en gel o en polvo): existen distintos productos y marcas, y todos ellos potencian la aparición de nuevas raíces en poco tiempo. Este tipo de producto también contribuye a reducir el estrés en ausencia de nutrientes.
  • Estimulador de raíces: favorece el desarrollo de la masa radicular. Suelen estar fabricados con extractos vegetales que contienen cierta concentración de auxinas (hormonas que aceleran el crecimiento de las plantas).
  • Bisturí para hacer la incisión: existen bisturís desechables de un solo uso, son muy prácticos, baratos y asépticos. Este tipo de herramienta tiene que estar limpia y desinfectada para evitar el riesgo de contaminación de la planta madre y del joven clon. Es imprescindible y práctico, tener en todo momento un rollo de papel de cocina y un bote de alcohol de 90º para poder desinfectar cualquier utensilio en cualquier momento. El bisturí proporciona un corte preciso, y el resultado es un corte limpio en la planta de la cual se ha sacado el esqueje.
  • Vaso mediano para guardar las ramas frescas, recién cortadas, antes de limpiarlas, de impregnar la base del tallo con las hormonas y de colocarlas en el sustrato inicial (jiffy, cubitos de enraizamiento, lana de roca, agua, etc) en el que estarán durante un periodo transitorio antes de plantarlas en un lugar definitivo .
  • Solución a base de vitamina B: en las tiendas se pueden encontrar soluciones a base de vitamina B que favorecen el desarrollo de las raíces. Este tipo de soluciones aportan nutrientes a los jóvenes clones, lo que reduce el estrés y potencia el desarrollo de las raíces.
  • Mini invernadero: el mini invernadero es un elemento clave ya que es el lugar en el que evolucionan los clones durante alrededor de 3 semanas. Es importante elegir un mini invernadero de buena calidad, que disponga de pequeñas ventanitas que faciliten la aireación y aseguren la ventilación en su interior. Es preferible la elección de un modelos rígido, más resistente.
  • Manta calentadora: se trata de un elemento que favorece y acelera el desarrollo de las raíces. Existen multitud de modelos en el mercado, y en cualquier caso son muy eficaces.

  • Sustrato inicial, temporal: una vez que los jóvenes clones están preparados (corte transversal del tallo, corte de las hojas para evitar la transpiración, aplicación de hormonas) hay que plantarlos en un sustrato temporal: pastillas de turba deshidratadas (jiffy), cubitos de lana de roca, cubitos de enraizamiento, o directamente en una tierra fértil virgen (por ejemplo Light Mix de Bio Bizz.) También se puede utilizar un sistema hidropónico de propagación de clones como el "Rainforest" de General Hydroponics Europa, que es un sistema reconocido y aprobado por muchos cultivadores.
  • Pulverizador: es un accesorio imprescindible para humedecer el sustrato, el tallo y las hojas. Lo ideal es elegir un modelo acorde con la capacidad del cultivo (número de clones).
  • Calidad del agua: lo ideal es utilizar agua filtrada, sin cloro y con una cantidad mínima de minerales.
  • Iluminación adecuada: los esquejes pueden enraizar con una lámpara HPS muy alejada del mini invernadero, no obstante es preferible el uso de neones fluorescentes, una lámpara CFL o una lámpara Mh. Estos 3 tipos de iluminación son más adecuados para esta fase ya que estresan menos a los jóvenes clones y son mejores a nivel global.

Cómo hacer esquejes de marihuana de manera sencilla

Una vez que el lugar de trabajo esté preparado, y la planta madre seleccionada, es el momento de extraer los clones. Para ello utiliza el bisturí, previamente desinfectado, y corta los extremos de las ramas, dejando tres nudos en cada clon. Hay que tener en cuenta que la punta de las ramificaciones más antiguas es la parte que enraíza con mayor facilidad.

Una vez cortados, se pueden depositar en un recipiente con un poco de agua (1/4 de su capacidad total). Para que un clon sea viable, el diámetro del tallo debe tener un mínimo de 3 a 6 mm, si su altura aproximada es de 10 a 15 cm. Los clones más débiles podrían desarrollar raíces, pero las probabilidades son mucho más reducidas.

Al extraer los clones, hay que hacer un corte lo más limpio posible para que la planta madre y los clones no se dañen. En la planta madre se puede aplicar una pasta cicatrizante para mejorar su recuperación general y para que las pequeñas "heridas" generadas al realizar el corte desaparezcan lo antes posible. No hay que olvidar que estas pequeñas heridas son una puerta de entrada para muchas enfermedades (hongos, etc).

Luego, se puede devolver la planta madre al lugar en el que se encontraba inicialmente, para posteriormente continuar con la preparación de los clones para su enraizamiento. Antes de seguir con la siguiente fase hay que preparar las pastillas jiffy, los cubos de lana de roca, etc. Si se trabaja con pastillas de turba deshidratada (jiffy), lo mejor es utilizar un recipiente con una capacidad aproximada de 10 L y llenarlo con agua templada.

Hay que colocar los jiffy dentro del recipiente con agua templada, añadir vitamina B y dejar que se hinchen (suelen ser suficientes entre 20 y 30 cm). Es importante utilizar un recipiente lo suficientemente grande ya que las pastillas de turba incrementan considerablemente su volumen cuando se empapan de agua. El agua templada acelera la preparación del sustrato. En cuanto a los cubos de lana de roca, hay que dejarlos durante 1 hora aproximadamente en agua con un pH 5,5 que contenga vitamina B.

En el caso de utilizar sustrato, se aconseja realizar un pequeño agujero, con la ayuda de un bolígrafo o de una herramienta similar. Lo ideal es que el diámetro del agujero sea superior al del tallo del clon para facilitar su inserción.

Antes de colocar el clon en el soporte elegido, hay que realizar un corte transversal limpio (45º) a ras del tallo del último nudo del clon, y luego sumergir la base del tallo (unos 2-3 cm) en la hormona durante unos 5 segundos. Finalmente habrá que colocar el clon en el sustrato elegido a una profundidad de unos 4 cm.

Te recomendamos que entierres la base del tallo, colocando por lo menos un nudo bajo tierra, dos sería lo ideal porque así se facilita enormemente la aparición de raíces. También habría que cortar las puntas de las hojas en horizontal (50% de su tamaño inicial), ya que así se reduce la transpiración/deshidratación y el estrés, y el enraizamiento del clon es más rápido.

Te aconsejamos que utilices una iluminación permanente que se corresponda a la de la fase de crecimiento, es decir 18 horas de luz por 6 horas de oscuridad. Introduce los clones en un mini invernadero, procurando que las pequeñas ventanas laterales estén cerradas los dos primeros días para alcanzar un nivel de humedad cercano a un 90-95%.

Hay que intentar mantener un nivel de humedad cercano al 80-85% durante la siguiente semana, y no debe de bajar de un 70-75%. La temperatura deberá estar entre 24 y 28ºC y hay que intentar que sea estable, lo que incrementa las posibilidades de éxito. Si el espacio de cultivo es demasiado frío, habrá que utilizar necesariamente una alfombrilla calentadora, un complemento muy eficaz.

Atención, es obligatorio analizar el estado de los clones a diario, para empezar es necesario quitar la cubierta del mini invernadero una vez al día, como mínimo, para ventilarlo. De lo contrario podría aparecer moho en el sustrato por falta de renovación del aire y los clones morirían asfixiados.

En segundo lugar, es esencial verificar a diario que los clones están lo suficientemente húmedos, y, en caso contrario, habría que pulverizarlos, a ser posible, con agua filtrada o mineral. Puede que algunos esquejes se marchiten al principio, pero deberían recuperar su vigor al cabo de unos pocos días. Si no evolucionan positivamente en unos días, será mejor tirarlos y preparar unos nuevos.

Normalmente las primeras raíces deberían empezar a brotar en un plazo de 1 a 3 semanas. Entonces las puntas de las hojas amarillean, las raíces muestran tal vigor que atraviesan los agujeros de las pequeñas macetas, y el crecimiento vertical ser reanuda progresivamente.

Esta reacción implica que todo está yendo bien, por lo tanto el trabajo se ha realizado correctamente. Ahora solo falta que la masa radicular colonice el sustrato para estar lo suficientemente desarrollada y que se pueda llevar a cabo el trasplante del esqueje o de la joven planta a una maceta más grande. Una vez que los esquejes hayan enraizado podrás continuar con la puesta en marcha de tu cultivo…

Y ya no nos queda más que desearte un buen cultivo.

03/06/2019

Comentarios de nuestros lectores

2 comentarios
5 sobre 5 (basada en 2 comentarios de usuarios)
¡Deja un comentario!
  1. 5 sobre 5

    En que etapa de la planta es mejor sacar clones o que edad ya estan listas eso es muy importante o puedo sacar esquejes aun de una palnta que esta pronta para la cosecha

    1. 5 sobre 5

      Hola, el mejor momento para cortar esquejes es durante el crecimiento, cuando la planta tiene un tamaño mínimo suficiente (3 semanas mas o menos) y el limite (ultimo plazo) es cuando se cambia el fotoperiodo a 12/12h. Es muy importante sacar esquejes antes de que la planta florezca claramente (antes de que aparezcan los pistilos). Tendréis muchas más probabilidades que vayan enraizando. Un cordial saludo 

Contacto

x
Contacta con nosotros