1498721773.38

Cómo elegir el sustrato para mi cultivo de marihuana

  • La elección del sustrato es un punto clave para iniciar nuestro cultivo de marihuana en las mejores condiciones. Se trata de una decisión que no debe tomarse a la ligera ya que es el punto de partida que garantizará el éxito del cultivo y que ayudará a evitar problemas significativos.
  • Aquí mencionamos las ventajas e inconvenientes del cultivo de marihuana en diferentes sustratos: tierra, fibra de coco, lana de roca, arcilla expandida e incluso cultivo en aeroponía.
1498721773.38

La tierra

La elección de una buena tierra no es tarea sencilla ya que en el mercado nos encontramos con una gran cantidad de marcas que ofrecen diferentes fórmulas. La mejor opción es seleccionar una tierra cuya composición aporte cierta permeabilidad y una buena oxigenación, lo que proporcionará un buen equilibrio global al desarrollo general de nuestras plantas. La principal función del sustrato consiste en favorecer la salud y el desarrollo de la masa radicular que actúa como aparato digestivo.

La mayor parte de tierras presentes en el mercado como es el caso de All mix de Biobizz o de Canna Terra Professionnal de Canna contienen turba negra (descomposición más larga de la materia orgánica, menos fibrosa y más pesada que la rubia), turba rubia (musgo, principalmente Sphagnum, con alta capacidad para retener el agua), y perlita cuya misión principal es la retención de la humedad, así como el drenaje y la aireación del suelo. Pero además, necesitaremos añadir otros elementos como el compost de lombriz (excremento de lombriz), un excelente abono orgánico, rico en nitrógeno y muy eficaz durante el crecimiento, o guano de murciélago, muy útil en la transición a la floración, rico en fósforo y perfecto para la formación de flores.

Casi todas las tierras preparadas del mercado presentan la siguiente composición (el % de cada componente puede variar ligeramente según el fabricante):

  • 25 % de turba rubia.
  • 30 % de turba negra.
  • 10-15 % de compost de lombriz.
  • 30 % de perlita.
  • 5 % de fertilizantes.

Hay que ser precavido en la fase de crecimiento ya que muchas tierras contienen fertilizantes y por ello, no es necesario fertilizar durante al menos dos semanas, así evitaremos el riesgo de fertilizar en exceso y quemar las plantas. La gran ventaja de cultivar en tierra es que se trata de un sustrato "tampón" lo que implica que la interacción entre los diferentes elementos sea más lenta y el margen de error mayor. Por ello, es un sustrato que viene muy bien para los cannabicultores principiantes. Otra ventaja añadida es que el pH es también mucho más estable en la tierra. Desde nuestro punto de vista es el sustrato más seguro para obtener una cosecha de calidad.

Fibra de coco

Una vez que el coco ha sido recolectado y tratado se recogen el polvo y las fibras y se mezclan para obtener un sustrato inerte apto para cultivar nuestras plantas favoritas en hidroponía.

La principal ventaja de la fibra de coco es que su alta capacidad de oxigenación hace que el cultivo evolucione a mayor velocidad que cuando se cultiva en tierra. Otros beneficios asociados son la reducción del periodo de crecimiento, así como el desarrollo vigoroso y veloz de la masa radicular. También se observa mayor cantidad de trichodermas naturales cuya función consiste en incrementar las defensas naturales de la planta y en estimular la vida microbiana.

Uno de los inconvenientes de este tipo de sustrato es que se seca con mayor rapidez y que, por lo tanto, necesita un riego más frecuente. La carencia de agua es un problema que puede generar niveles de estrés importantes en las plantas y que puede llegar a dañarlas gravemente. Al cultivar con un sustrato inerte los elementos nutritivos se deben de aportan en cada riego, y es necesario controlar los niveles de EC y pH que se deben mantener en los mismos parámetros que cuando se cultiva en hidroponía.

Cuanto mayor equilibrio exista en el riego y se vea favorecida la sinergia entre el riego y la oxigenación, más visibles y efectivos serán los beneficios del coco. La fibra de coco es un sustrato reutilizable que se puede utilizar durante varias cosechas consecutivas siempre y cuando se realice una limpieza intensiva previa. Se trata de un sustrato que puede ser una buena opción para los cultivadores con algo de experiencia.

Lana de roca

La lana de roca es un material que se obtiene a partir de roca volcánica (basalto) a la que se aplica calor hasta que pasa a estado líquido (alrededor de 1600°C) para posteriormente llevar a cabo diferentes procesos mecánicos de transformación industrial.

Se trata de un sustrato inerte (pH cercano a 7) que es necesario estabilizar antes de su utilización. Para hacerlo, hay que sumergir los bloques o cubos de lana de roca en una solución con un pH de 5,5 y un EC entre 0,5 – 0,6 durante 24 horas. A continuación hay que sembrar las semillas o poner en marcha el cultivo. Utilizaremos unos niveles de pH y de EC similares a los que se utilizan en hidroponía y habrá que vigilarlos para que se mantengan estables. Aconsejamos el uso de lana de roca a los cultivadores que cuenten con cierta experiencia en el cultivo hidropónico.

El principal beneficio de este sustrato es el ya descrito para la fibra de coco: su gran capacidad de oxigenación, lo que permite reducir la duración del cultivo. En este caso también hay que evitar carencias de agua, y para obtener los mejores resultados es fundamental que exista un buen equilibrio en el ritmo de riego. Este sustrato también se puede reutilizar en cosechas consecutivas pero siempre que se someta previamente a una limpieza y acondicionamiento exhaustivos.

Arcilla expandida

La arcilla expandida es muy útil para el cultivo en hidroponía, su principal ventaja es la misma que la de la fibra de coco y la de la lana de roca: la duración del cultivo se acorta drásticamente gracias a su elevada capacidad de oxigenación.

La arcilla expandida requiere, antes de su utilización, su limpieza y la estabilización del pH. Para ello, hay que introducirla durante al menos 48 horas en un contenedor (cubo, barreño, balde, etc.) lleno de agua con un nivel de pH de 5,5.

Para que la limpieza y la estabilización del pH sean eficaces habrá que cambiar el agua alrededor de 4 veces, siempre ajustando el pH a 5,5. Si este proceso no se realiza correctamente, es posible que aparezcan variaciones brutales del pH y del EC, lo que acarrearía serios problemas a la hora de la asimilación de los nutrientes por parte de las plantas.

Se trata de un sustrato reutilizable pero, antes de cada uso, es necesario proceder a su limpieza para que no se acumulen sales minerales, lo que podría generar problemas durante el cultivo. Este sustrato es una buena alternativa para los cannabicultores con bastante experiencia en el cultivo de marihuana.

Aeroponía

El cultivo en aeroponía es un método de cultivo "sin suelo" o sin sustrato, de ahí su nombre que significa "trabajo en el aire". El concepto de base es simple, las raíces se desarrollan mientras se mantienen en suspensión en el aire y son rociadas de forma periódica con una solución nutritiva que alimenta a la planta. La principal diferencia con el método de cultivo hidropónico es que las raíces no están en contacto directo con la solución nutritiva. Los dos métodos de cultivo tienen como denominador común unos altos niveles de oxigenación de las raíces y en ambos casos el beneficio último es la reducción en la duración del ciclo de cultivo.

El hecho de trabajar sin sustrato y de no ser necesario el reciclaje de ningún material ayuda a preservar el medio ambiente. Además, con este método de cultivo la cantidad de solución nutritiva utilizada es menor ya que el aprovechamiento de la misma es mayor al ser proyectada directamente sobre las raíces. Existen sistemas aeropónicos de baja y alta presión, los sistemas de baja presión son los más utilizados ya su uso es muy sencillo y no son muy costosos. Los sistemas de alta presión son más eficaces pero más complicados de utilizar y requieren mayor experiencia.

La diferencia entre ambos sistemas es que, con la alta presión, la molécula de agua de la solución nutritiva se proyecta con una mejor micro-aspersión. Este procedimiento tiene la ventaja de ser asimilado por las plantas con mayor facilidad y rapidez. Cuanto menor es la molécula de agua, más rápidamente será asimilada y rentabilizada por las plantas.

Un sistema aeropónico básico está compuesto por:

  • Una bomba de agua.
  • Un deposito.
  • Rociadores.
  • Un filtro longitudinal.
  • Un pequeño sistema de canalización.
  • Un habitáculo para las raíces.

Cuando se trabaja con este tipo de sistema hay que ser muy cuidadoso ya que si algo falla no hay margen de error. En este caso el efecto tampón no existe y la ausencia de sustrato supone que cualquier acción tiene un efecto inmediato sobre las plantas. Por todo ello, aconsejamos este método de cultivo exclusivamente a los cultivadores experimentados con conocimientos en la materia. La parte técnica puede resultar muy atractiva para los cultivadores noveles pero es preferible ir evolucionando progresivamente.

Por último, es importante precisar que las prestaciones de un sistema aeropónico e hidropónico son idénticas, y que sea cual sea el sustrato o el método de cultivo utilizado, la experiencia del cannabicultor es lo que marca la diferencia.

28/06/2017

Comentarios de nuestros lectores

Aún no hay comentarios. ¿Quieres ser el primero?

¡Deja un comentario!

Contacto

x
Contacta con nosotros