Ventajas e inconvenientes del riego por goteo en los cultivos de marihuana

  • Existe una amplia oferta de sistemas de riego para el cultivo de marihuana, y cada uno de ellos, evidentemente, tiene sus pros y sus contras.
  • En este artículo vamos a centrarnos en el sistema de riego por goteo, un sistema muy utilizado en la agricultura intensiva y muy interesante para el cultivo de marihuana.
  • Se trata de un sistema que históricamente ha sido muy utilizado con muy buenos resultados en las explotaciones agrícolas.

Definición de un sistema de riego por goteo

Un sistema de riego por goteo es un método de riego por microirrigación, a menudo utilizado en los cultivos agrícolas situados en regiones áridas donde las restricciones de agua son frecuentes.

El riego por goteo es sin duda el método de microirrigación más conocido y más utilizado en la agricultura intensiva.

Su funcionamiento es sencillo, se trata de instalar en el cultivo, junto a las plantas, una red de tubos de riego y realizar sobre ellos las perforaciones necesarias en cada caso, en función de la cantidad de plantas y de su disposición en el cultivo.

Cada gotero debe estar situado cerca de la masa radicular para que ésta se humedezca y, al mismo tiempo, la planta pueda obtener el alimento.

El riego por goteo es un sistema que permite hidratar y alimentar las plantas aportando la cantidad justa de agua y de nutrientes, necesarios para su desarrollo. Así de simple…

Un poco de historia

La microirrigación ya se utilizaba en la Antigüedad; el método empleado en ese tiempo consistía en enterrar vasijas de arcilla llenas de agua para que ésta se infiltrase poco a poco en la tierra. La porosidad de la arcilla favorecía la liberación lenta del agua y aseguraba cierta filtración.

El riego por goteo sufrió un nuevo apogeo a partir de 1860 cuando expertos en la materia iniciaron experimentos en Alemania. Se interesaron por lo que se denomina "subirrigación", técnica que se lleva a cabo con tubos de arcilla y que ofrece la ventaja de combinar a la perfección la irrigación y el drenaje de la tierra. Posteriormente, en los años 20, aparecieron los tubos perforados que fuero testados inicialmente en Alemania, mientras que los americanos hacían ensayos con tubos porosos de tela.

Después de la segunda guerra mundial, la aparición de materiales plásticos permitió una mejora significativa en la concepción de los sistemas de irrigación destinados al cultivo en invernadero, tanto en Europa como en los Estados Unidos.

Una concepción moderna y tecnológica del riego por goteo, tal y como se conoce hoy en día, es producto del israelí Simcha Blass y de su hijo Yeshayaju. Fue en 1959 cuando el primer sistema experimental oficial hizo su aparición. Lo fabricaron Blass y sus socios en su empresa de riego Netafim.

Fueron los primeros en patentar un emisor exterior de riego por goteo. El sistema fue todo un éxito y mostró a partir de finales de los años 60 unos excelentes resultados en América del Sur y del Norte, en Australia y en muchas regiones agrícolas áridas del mundo.

Ventajas

  • Ahorro de tiempo gracias a la automatización del riego.

  • Ahorro de agua y de abonos.
  • Gasto no excesivo, es fácil encontrar un buen sistema con un precio razonable.
  • Todas las plantas reciben exactamente la misma cantidad de agua y de nutrientes, lo que se traduce en una mayor homogeneidad a nivel global en el cultivo.
  • Equilibrio perfecto en aporte de agua, abonos y oxígeno, lo que favorece un desarrollo más rápido de la planta.
  • Fuerte reducción del riesgo de aparición de enfermedades fúngicas ya que solo el sustrato recibe una cantidad precisa de solución nutritiva.
  • Este tipo de sistemas pueden funcionar perfectamente en cultivos pequeños y grandes.

Inconvenientes

  • Antes de elegir el sistema a instalar hay que estudiar a fondo las diferentes posibilidades. Hay que tener en cuenta que el sistema esté bien diseñado, sea fiable y cuente con unos filtros de calidad que impidan que se obturen los goteros.

  • El mantenimiento de este tipo de sistemas es fundamental y debe ser riguroso (limpiar periódicamente los filtros, verificar el buen funcionamiento de cada gotero y de los empalmes con la red de alimentación, y realizar una limpieza integral del circuito al final del ciclo). Es imprescindible eliminar los residuos de la red de riego (acumulación de sales minerales, algas, etc.) antes de iniciar un nuevo cultivo. Así podremos iniciar un nuevo cultivo sobre una base sana.
  • Hay que tener los conocimientos suficientes para poder manejar el sistema y garantizar que las plantas recibirán la cantidad de solución nutritiva necesaria para su correcto desarrollo según el estadio de la planta.

¡Y ya no nos queda más que desearte un buen cultivo!

28/02/2019

Comentarios de nuestros lectores

Aún no hay comentarios. ¿Quieres ser el primero?

¡Deja un comentario!

Contacto

x
Contacta con nosotros