Qué fertilizantes utilizar en el cultivo de marihuana

  • Las necesidades biológicas de las plantas de nuestro planeta están conformadas por 4 elementos esenciales: la luz, el agua, el aire y los nutrientes presentes en el suelo. Existen 3 tipos de fertilizantes, los minerales, los orgánicos y los órgano-minerales. En este artículo pretendemos ayudarte a elegir el mejor fertilizante para que tu cultivo de marihuana sea un verdadero éxito.

¿Qué papel juegan los elementos minerales y los oligoelementos?

1) Los principales elementos minerales utilizados en el cultivo de marihuana son el nitrógeno, el fósforo, el potasio, el magnesio, el calcio, y el azufre.

  • Nitrógento (N): contribuye de forma directa al desarrollo de la materia vegetal ya que es fundamental durante la fase de crecimiento. Influye en el desarrollo de una estructura robusta, bien desarrollada y con una masa foliar vigorosa, lo que se traduce en una planta sana, llena de energía y lista para producir una cosecha con muy buenos rendimientos.
  • Fósforo (P): se trata de un elemento importante para el desarrollo de las raíces, de las flores y de los cogollos.
  • Potasio (K): en combinación con el fósforo, potencia el desarrollo de las raíces, y junto con el nitrógeno influye en el desarrollo de las partes verdes de la planta y en el de las flores. También mejora considerablemente la resistencia de las plantas a las enfermedades producidas por hongos y a las heladas.
  • Magnesio (Mg): influye de forma eficaz en la producción de clorofila, elemento fundamental para la fotosíntesis y en consecuencia para el crecimiento de forma general.
  • Calcio (Ca): ayuda a regular el pH de la tierra y contribuye a un correcto desarrollo de las raíces.
  • Azufre (S): potencia de forma activa el crecimiento de diferentes órganos de la estructura.

2) Los oligoelementos o "elementos menores" necesarios son: el hierro, el zinc, el manganeso, el boro y el molibdeno.

  • Hierro (Fe): estimula de forma directa la producción de clorofila y permite la fijación del color verde en la masa foliar (hojas).
  • Zinc (Zn): influye en la producción de las hormonas responsables del desarrollo vigoroso de los cogollos.
  • Manganeso (Mn): juega un papel esencial en la multiplicación celular y facilita la asimilación de nitratos.
  • Boro (B): favorece la retención de agua, necesaria para las células.
  • Molibdeno (Mo): favorece la asimilación de nitratos.

¿Qué es un fertilizante mineral?

Los fertilizantes minerales están compuestos normalmente por elementos de origen mineral, y en la mayor parte de los casos proceden de la explotación de yacimientos naturales. La mayoría de abonos minerales están fabricados químicamente y contienen los elementos nutritivos primarios (NPK); nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K).

 

La fórmula de cada fabricante varía en función de la concentración de cada uno de los elementos presentes y así puede contener más o menos nitrógeno, fósforo o potasio. Por lo tanto, aportan necesidades nutricionales diferentes a cada planta.

Los abonos denominados "minerales" son a menudo concentrados, y sus elementos están quelatados, lo que significa que son asimilables de forma directa por la planta, lo que ofrece un beneficio inmediato. Su acción es más rápida ya que han sido creados para responder a una necesidad "urgente" en el cultivo de marihuana. Los fertilizantes orgánicos interactúan con el suelo y en consecuencia la reacción es más lenta.

Se puede decir que se trata de una fórmula de "uso inmediato", probablemente una de las más sencillas de utilizar, pero que hay que saber usar con moderación. Para no sobrepasar el nivel adecuado de fertilización es conveniente seguir al pie de la letra las tablas de aplicación de cada fabricante. La clave, como en muchos casos, reside en la observación, lo que permite al cannabicultor anticipar y evitar carencias o excesos. Es necesario buscar la combinación adecuada entre los diferentes elementos nutritivos para proporcionar un buen equilibrio a las plantas.

Podemos mencionar, a modo de ejemplo, B'Cuzz Soil Nutrition A y B'Cuzz Soil Nutrition B de Atami o Terra Vega y Terra Flores de Canna.

¿Qué es un fertilizante orgánico?

Los fertilizantes orgánicos están compuestos por desechos orgánicos animales o vegetales y en ocasiones por ambos. Los de origen vegetal proceden a menudo del compostaje de desechos verdes de todo tipo (césped, algas, fruta, verduras, todo tipo de plantas, etc.). También se pueden elaborar tés de compost, muy efectivos, y que permiten activar o reactivar ciertos mecanismos biológicos del suelo. Las infusiones vegetales obtenidas mediante un proceso de maceración a partir de vegetales como el purín de ortiga o de consuelda, son también excelentes fertilizantes biológicos.

También existe lo que se conoce como "fertilizantes verdes", plantas cultivadas y cortadas sobre el terreno, que luego se deja que se descompongan o se entierran en el suelo. Una vez descompuestas, aportan minerales que se encuentran a gran profundidad en el suelo y que oxigenan y regulan el exceso de nutrientes. Hay dos categorías de abonos verdes: por un lado nos encontramos las plantas que poseen un sistema radicular importante, como el centeno y la phacelia. Y por otro lado están las plantas leguminosas, como la alfalfa y el trébol, que aportan nitrógeno directamente recogido del aire. El efecto común de estos "fertilizantes verdes" es que aportan los elementos necesarios para el buen desarrollo de las plantas y que mejoran notablemente la vida y la estructura del suelo.

Evidentemente, hay que recordar que los componentes biológicos no actúan de forma inmediata. Primeramente tienen que pasar por un proceso de descomposición para posteriormente llevar a cabo una serie de interacciones con la ayuda de los micro organismos presentes en el suelo. La sinergia de todos estos elementos es quien permitirá la liberación de múltiples elementos minerales y oligoelementos que alimentarán finalmente a nuestras queridas plantas.

Los desechos orgánicos de origen animal pueden ser de sangre de buey, de cuerno triturado, de humus de lombriz, de guano de pájaros marinos o de murciélagos, de hidrolizado de pescado, etc. También se pueden utilizar diferentes subproductos procedentes de la ganadería, así como diferentes tipos de estiércol, en su mayoría de excrementos y de hojarasca vegetal. No se trata de materia orgánica animal directa, se trata de vegetales que han sufrido un proceso de transformación a través del aparato digestivo de diferentes animales (excrementos, estiércol, etc.)

El uso de este tipo de abonos orgánicos en los cultivos biológicos requiere una mayor inversión de tiempo ya que hay que adquirir una serie de conocimientos previos, pero una vez que se ha superado esta etapa es sin duda una solución viable y duradera.

¿Qué es un fertilizante órgano-mineral?

Los fertilizantes órgano-minerales son simplemente una mezcla de fertilizantes minerales y de fertilizantes orgánicos. En este caso, las materias orgánicas nitrogenadas suelen constituir entre un 25 y un 50 % del producto total. Los otros componentes del fertilizante, sales simples y minerales, fuente de N P K, quedan diluidos en la materia orgánica.

Muchos cultivadores han comprobado que algunos abonos líquidos que contienen materia orgánica dejan de ser estables cuando se mezclan con los abonos minerales. Lo que sucede es que la materia orgánica se descompone y se produce una obturación de las canalizaciones y de los aspersores de muchos de los sistemas de riego automático.

Por este motivo, recomendamos a los cultivadores que trabajan con estos sistemas que utilicen fertilizantes minerales quelatados para no tener que sufrir este problema.

¡Buen cultivo a todos!

25/07/2017

Comentarios de nuestros lectores

Aún no hay comentarios. ¿Quieres ser el primero?

¡Deja un comentario!

Contacto

x
Contacta con nosotros