big kush

Vídeo Dinafem: Big Kush, una auténtica heredera al trono Kush

  • En Dinafem sabíamos que nada podía salir mal al unir dos variedades como la OG Kush y la Big Skunk (Critical+).
  • De hecho, el híbrido resultante es todo un éxito. Hablamos de la Big Kush, una variedad que posee el potencial en cuanto al rendimiento de sus rasgos Skunk (que le aporta su madre Critical+) junto a la calidad en cuanto al efecto, el sabor y el aroma de su otra progenitora.
  • Una suculenta mezcla que se convierte en una máquina de producción y sensaciones que dejará fascinados a los cannabicultores más exigentes.

Esta variedad de Dinafem ya ha cumplido dos años de éxitos en nuestro catálogo. Y es que combina la potencia en el sabor y el aroma de una legendaria como es la OG Kush, por todos conocida como 'la reina de California', y la capacidad productiva de otra variedad mítica como la Critical + (Big Bud x Skunk). Es por ello por lo que la Big Kush hace honor a su nombre y alcanza cotas de rendimiento tales que incluso ha logrado superar a sus antecesores. De hecho, basta con cultivarla junto a una OG Kush para descubrir que, en las condiciones adecuadas, es capaz de superarla en producción en hasta un 25-30 % de los casos. Y todo ello, además, sin perder ni un ápice de su efecto y sus propiedades aromáticas.

Es más, nada más ver su estructura podemos entender por qué se trata de una grandísima productora. Además de lo atractiva que resulta visualmente (sus tonalidades azules y púrpuras son preciosas) y lo sencillo que resulta de cosechar por la poca cantidad de hojas que tiene, su crecimiento se realiza en forma de cruz, con unas ramas muy finas y unos internudos sumamente abiertos que permiten que la luz penetre en cada rincón de la mata. Esto permite que florezcan grandes cogollos, menos densos que los de la Kush, pero bien cargados de resina. 

Al catarlos podremos descubrir cómo las texturas afrutadas algo cítricas propias de la Critical+ se entremezclan con un fondo terroso y ciertos toques de pino, que se sumarán a las notas a pimienta que nos asaltarán a las primeras de cambio. A esto hay que sumar que su potente efecto, que empezará con una agradable estimulación cerebral para luego inducirnos a una profunda sensación corporal de relajación: apenas tardará en llegar entre 5 y 10 minutos. Entonces, tendremos un viaje de aproximadamente dos horas de duración, en el que veremos cómo se reducen ciertas dolencias y nos sentimos mucho mejor.

Los expertos que han probado la Big Kush no pueden evitar recomendarla a los amantes de las variedades Kush. No solo porque tiene aún más sabor que sus antecesoras, sino porque la cosecha será más abundante y la calidad se mantendrá totalmente intacta. 

CULTIVO

Dificultad

Al igual que ocurre la OG Kush, nuestra protagonista resulta sumamente fácil de cultivar. Sin necesidad de grandes cuidados (pero eso sí, prestando mucha atención a cómo evoluciona la cepa), tendremos una planta de tamaño medio con un gran vigor y que, con una floración muy corta, nos dará unos rendimientos asombrosos. Debido a esto, nos podremos ahorrar algún que otro quebradero de cabeza, ya que los riesgos que trae consigo el otoño, el frío y la humedad se minimizan sobremanera. 

Un factor clave en el cultivo de la Big Kush será realizar una fertilización estándar y orgánica, sin pasarnos lo más mínimo. En caso de que cometamos algún error en este punto, los cogollos no crecerán sanos y perderán sus propiedades para uso medicinal.

Apta para interior y exterior

No importa cultivar la Big Kush en interior o en exterior, donde podemos obtener increíble resultados en climas secos, calientes, soleados, templados y mediterráneos, e incluso si crece en un invernadero. Eso sí, en caso de apostar por el cultivo 'indoor' los más experimentados aconsejan vigilar el crecimiento. Debemos saber que estamos ante una cepa que crece rápido y que se estira con mucha fuerza, por lo que tendremos que controlar la forma en que madura para aprovechar al máximo el volumen disponible y lograr así unos mayores rendimientos en el menor espacio posible.

Otro de los factores que debemos tener en cuenta con la Big Kush es que produce una gran cantidad de terpenos del tipo limoneno, que son los culpables del espectacular aroma que desprende. Así que cuidado para quienes apuesten por el cultivo exterior, porque los vecinos más indiscretos pueden percatarse de que estamos cultivando en casa y no tardarán en ir a husmear.

Floración y cosecha

En la Big Kush se han enmendado algunos de los principales inconvenientes que presentaban sus antecesoras. Por ejemplo, si bien la OG Kush es una variedad algo más compleja a la hora de cultivar porque presenta una estructura con tallos muy finos y demasiado espacio entre un cogollo y otro (lo que obliga a sujetar las ramas para evitar que acaben por doblarse) esto no ocurre con su heredera. La Big Kush presenta una estructura más compacta y resistente, pese a que está abierta en forma de pino. 

A la hora de cosechar y al no tener demasiadas hojas, es muy fácil de manicurar. Y como ya hemos destacado, si alguien busca grandes rendimientos produce hasta 600 gramos por metro cuadrado en interior y de 600 a 900 gramos por planta en caso de estar al aire libre.

Algunos trucos

Si eres de los que gustan de preparar concentrados y, por ello, buscas que tus plantas tengan muchos más tricomas, algunos growers han comprobado que conviene cultivar la Big Kush con una luz led y no con lámparas de vapor de sodio. Comparando los fenotipos que han crecido con la ayuda de uno y otro método de iluminación, han podido comprobar que con leds se consigue entre un 10 y un 15 % más de tricomas. Ahí es nada.

Aroma y sabor

Sin lugar a dudas, una de las principales facetas ganadoras de la Big Kush es su compleja estructura aromática. Pese a sus marcadas raíces Kush, se diferencia de esta variedad cannábica por tener un toque afrutado que ha heredado de la Critical+. Su marcado aroma a limón se combina a la perfección con ciertos toques a petróleo. A eso hay que sumar que hay quien percibe ciertas notas suaves de tierra e incluso un toque a pimienta. Eso sí, los fumadores más curtidos aseguran que la mejor forma de extraer todos los matices aromáticos de esta variedad es con el vaporizador.

Efecto

Sin embargo, si queremos aprovechar al máximo las cualidades de la Big Kush nada como fumar sus frutos en un canuto o en una pipa. Debemos tener muy en cuenta que estamos ante una variedad muy potente, pues tiene hasta el 20 % de THC y un contenido bajísimo de CBD (apenas el 0,1 %), de ahí que su poder psicoactivo sea tan acentuado. Por ello, lo primero que sentiremos al consumirla será un golpe que estimulará nuestras neuronas (de forma agradable, eso sí) y le seguirá una relajación corporal que nos mecerá y nos llevará al reino de la tranquilidad.

FICHA TÉCNICA

  • Apta para interior y exterior
  • Sexo: feminizada
  • Genotipo: Sativa 50%/Indica 50%
  • Cruce: Big Skunk x OG Kush
  • Floración en interior: 55-60 días
  • Cosecha en exterior: Finales de septiembre/principios de octubre
  • Rendimiento en interior: 600 g/m2
  • Rendimiento en exterior: 600-900 g/planta
  • Tamaño en exterior: Hasta 3 m
  • THC: Alto
  • CBD: Bajo

Big Kush

Semillas Feminizadas

Selecciona pack y cantidad

29/12/2016

Comentarios de nuestros lectores

Aún no hay comentarios. ¿Quieres ser el primero?

¡Deja un comentario!

Contacto

x
Contacta con nosotros