La micropropagación en el cultivo de marihuana

  • El interés que viene suscitando la planta de marihuana a nivel internacional ha impulsado el desarrollo de importantes avances relacionados con su cultivo, con especial énfasis en técnicas de última generación que se llevan a cabo en el laboratorio.
  • La reproducción de plantas sanas, libres de virus, es un aspecto crucial para la protección genética de las variedades de marihuana a nivel mundial.
  • En este post te explicamos en qué consiste la micropropagación aplicada al cannabis, y te presentamos las 5 técnicas con las que se puede llevar a cabo.

¿Qué es la micropropagación?

La micropropagación es una técnica de cultivo in vitro (en laboratorio) que permite la reproducción de una planta a partir de células (tissueculture) o tejidos vegetales. Ofrece la enorme ventaja de que se producen plantas libres de virus u otras infecciones y que en poco tiempo se desarrollan muchas plántulas.

La micropropagación se puede aplicar también para el desarrollo de nuevas plantas (esporádicamente para plantas genéticamente modificadas), para la multiplicación de plantas comerciales que producen pocas o ninguna semilla, o también para la preservación y la multiplicación de especies poco comunes. Con este método se puede producir una cantidad infinita de plantas, utilizando pocos tejidos, y además la multiplicación es más rápida.

La puesta en marcha de un cultivo in vitro, véase la micropropagación, requiere la compra de material de laboratorio bastante caro y la disponibilidad de un laboratorio en perfectas condiciones, limpio y con un ambiente sano. Un cultivo in vitro en laboratorio es, ante todo, un cultivo en un medio esterilizado, y, en consecuencia, debe estar exento de cualquier germen o bacteria. Todo ello es una condición sine qua non para poder asegurar el éxito del proceso.

El correcto desarrollo de las plantas que se cultivan in vitro depende principalmente del equilibrio hormonal creado. En concreto de los niveles de auxinas (hormona vegetal que potencia el crecimiento de las plantas) y de citoquininas (hormonas vegetales que promueven la división y la diferenciación celular).

Las auxinas se producen en la parte terminal de la planta. Son perjudiciales para el desarrollo de cogollos axilares pero, por el contrario, favorecen el desarrollo de la masa radicular (rhizogenesis).

Las citoquininas se producen a nivel de las raíces y perjudican al desarrollo de las raíces, mientras que favorecen el desarrollo de los cogollos axilares.

Una concentración alta de auxinas, asociada o no a una concentración baja de citoquininas, produce la consolidación de tallos con muchas hojas. Al contrario, una concentración alta de citoquininas asociada a una baja concentración de auxinas favorece el desarrollo de los cogollos axilares o adventicios así como la multiplicación de las plantas.

El equilibrio en los niveles de estas hormonas permite la formación de callos celulares. El callo nace tras la proliferación incontrolada de células más o menos diferenciadas sin que lleguen a organizarse en tejidos y órganos perceptibles.

5 técnicas utilizadas en la micropropagación

El cultivo in vitro se puede llevar a cabo a través de diferentes técnicas, véanse la multiplicación conforme, el cultivo de meristemos, haploide duplicado, obtención de protoplastos y la protección de embriones.

Multiplicación conforme: una planta se puede reproducir o multiplicar masivamente, de forma idéntica, a partir de un fragmento de órgano o de células.

Esta técnica se conoce como la multiplicación conforme y para llevarla a cabo es necesaria la utilización de brotes axilares o de nudos. El cultivo in vitro permite que los tejidos se desarrollen y produzcan una planta completa, exactamente igual a la planta original. Se trata de un método que muestra similitudes con la reproducción de plantas con esquejes.

Cultivo de meristemos: un meristemo está constituido por células no diferenciadas que son el origen de los tejidos de la planta y con su cultivo se obtiene una copia idéntica de la planta original.

La principal ventaja de los meristemos es que éstos permiten la generación de estructuras vegetales libres de cualquier virus y las plantas que se obtienen son completamente sanas.

Haploide duplicado: este método permite la reproducción de plantas idénticas a partir de gametos o de células reproductoras. Simplemente porque estas células contienen una copia de la información genética presente en una célula con dos copias, gracias a la presencia de dos cromosomas homólogos. Durante la regeneración es posible doblar el stock de cromosomas. Las plantas que se obtienen son de linaje puro ya que poseen la misma información en los dos cromosomas, son homocigóticas.

Obtención de protoplastos: los protoplastos son células que no tienen paredes pectocelulósicas. Se pueden obtener a partir de explantos, fragmentos de tejido de la planta, preferiblemente limbos de hojas jóvenes. Para crear nuevas variedades hay que fusionar protoplastos, que introducirán caracteres hereditarios citoplasmáticos.

Protección de embriones: la salvaguardia de embriones consiste en extraer un embrión precoz y hacer que se desarrolle in vitro para protegerlo de los inhibidores del desarrollo a nivel de los tejidos madre (durante los cruces interespecíficos). La protección puede ser también utilizada para acelerar los ciclos vegetativos.

09/04/2019

Comentarios de nuestros lectores

3 comentarios
5 sobre 5 (basada en 3 comentarios de usuarios)
¡Deja un comentario!

Leer comentarios en otros idiomas:

Contacto

x
Contacta con nosotros