Dinalab

¿Cómo funciona el laboratorio de un banco de semillas?

  • La batas blancas, las pipetas, los microscopios y, en general, toda esa parafernalia que esperas encontrarte en un Laboratorio ya tienen su hueco en la industria cannábica.
  • El progresivo auge del cannabis medicinal y la oleada de legalizaciones en diferentes Estados de EEUU están cambiando, sin prisa pero sin pausa, el mundo del cannabis.
  • Los bancos de semillas no son ajenos a esto y deben ponerse las pilas para adaptarse a un mercado cada vez más exigente que obliga a combinar las tradicionales técnicas de breeding basadas en la experiencia sensorial de los breeders, con análisis más exhaustivos que garanticen la estabilidad de las genéticas y determinados contenidos en cannabinoides o incluso terpenos.
  • ¿Quieres saber cómo funciona el Laboratorio de un banco de semillas? Mr. A, responsable de nuestro laboratorio te lo cuenta.
Dinalab

Algo está pasando en el mundo cannábico. Por una parte, las cada vez más numerosas investigaciones sobre los beneficios que los cannabinoides pueden tener para el tratamiento de diversas enfermedades está creando alianzas inimaginables hasta hace unos años. Las empresas de cannabis medicinal necesitan del know how de los bancos de semillas para desarrollar nuevos productos y estos están sofisticando sus procesos para generar productos que puedan satisfacer estas demandas. Por otra, el mercado cannábico recreacional se está alejando cada vez más de los códigos de la ilegalidad. De alguna manera, el paradigma del cannabis de THC puro se está rompiendo por dos frentes, por un lado por la demanda del sector medicinal que requiere cannabis con otro tipo de cannabinoides, pero también por los nuevos mercados recreacionales que están enmarcados en un nuevo contexto legal.

Las empresas de cannabis medicinal necesitan del know how de los bancos de semillas para desarrollar nuevos productos.

Y en este contexto, el CBD o cannabidiol, uno de los múltiples componentes presentes en el quimiotipo de la planta del cannabis, se presenta como el gran adalid del cambio. Una de las propiedades más interesantes de este componente es que actúa como antagonista del THC, es decir, contrarresta sus efectos, reduciendo la psicoactividad. La eficacia demostrada del CBD en casos de epilepsia infantil resistente a los tratamientos convencionales lo ha posicionado en el punto de mira de numerosas empresas farmacéuticas. Además, diferentes estudios apuntan a que el CBD induce la muerte de las células cancerígenas, actúa como un potente antiinflamatorio, analgésico y ayuda a controlar las náuseas y los vómitos. Por este motivo, se investigan ya sus posibles aplicaciones en el campo de la oncología.

Entorno ilegal vs. legal

Es justamente esto lo que las empresas del sector están descubriendo en los últimos años, hay otros cannabinoides con efectos terapéuticos importantes y, si bien en origen se ha priorizado el THC, las nuevas necesidades terapéuticas determinan el nuevo tipo de genéticas de cannabis. Las necesidades terapéuticas coinciden además con una nueva visión para el cannabis en un mercado mainstream legal. Por poner un ejemplo, el cannabis de THC puro sería equiparable a licores destilados de alta graduación alcohólica. La mayoría de las personas que consumimos alcohol preferimos, en determinados momentos, una cerveza ligera o una copa de vino que un alcohol destilado de 60º.

Esto afecta, sin duda, a la labor de los bancos de semillas que nacieron bajo un marco de ilegalidad, un entorno que ha marcado la composición genética del cannabis. En un contexto de ilegalidad, la producción de cannabis tiene un riesgo añadido que hace que el precio en el mercado negro se encarezca. Todos los actores involucrados en el proceso comercial del cannabis hasta ahora han buscado aumentar los niveles de THC de las genéticas cannábicas para satisfacer un mercado que pedía alta potencia y productividad.

En un marco de legalidad, por el contrario, ya no existe la necesidad de producir solamente cannabis de potencia muy alta. El mercado se abre y con él los gustos de los consumidores, empieza a haber usuarios que van a preferir cannabis con un efecto más sostenible. En este sentido, las variedades ricas en CBD producen un efecto más ligero y por tanto mucho más adecuado a un contexto legal. Por tanto, hay dos factores que convergen para que los bancos de semillas trabajen en una nueva dirección: la creación de cannabis con valor terapéutico por un lado y un valor recreacional moderado, sostenible, medido y estandarizado, por el otro.

No sólo el qué sino el cómo

Estas nuevas exigencias del mercado no sólo afectan al qué, es decir, a qué producto se lanza sino al cómo. Un mercado legal no sólo exige mayor rango de variedades con diferentes porcentajes de cannabinoides adaptados a cada tipo de consumidor; también exige garantías de que estos porcentajes son estables y de que el proceso de breeding y selección se ha llevado a cabo de forma objetiva, exhaustiva y pormenorizada. Ya no basta con el buen ojo, olfato y buen hacer del breeder. A la experiencia sensorial hay que sumarle un plus objetivo que permita conocer todo eso que no se ve de la planta. Su composición química. Y aquí es donde entra en juego el Laboratorio. En esta línea, en Dinafem llevamos años trabajando en el terreno del I+D+i para lanzar nuevas genéticas más estables y de mayor calidad que den respuesta a las exigentes necesidades de la industria del cannabis, tanto medicinal como recreacional.

Desde su puesta en marcha en 2014, el Laboratorio de Dinafem ha sido una pieza fundamental para el desarrollo de las genéticas del banco de semillas. Al principio lo tomamos como un proyecto secundario, con el fin de analizar muestras de los clubs sociales de consumidores de cannabis para informarles del contenido en cannabinoides de sus variedades. De paso, nuestros breeders empezaron a emplear el instrumental para la crianza de sus genéticas autoflorecientes y para conocer a fondo nuestras variedades. Enseguida nos dimos cuenta de que la crianza y selección asistidas por los instrumentos del Laboratorio se traducían en una mejora sistemática de nuestras genéticas. "En tres generaciones pudimos comprobar como autoflorecientes que estaban en un 10% de THC subían a un 15% o más", nos explica Mr. A, nuestro responsable del área de Laboratorio.

Mejora genética de variedades automáticas

La primera gran tarea del Dinalab fue la crianza de variedades automáticas. Genéticas como Bubba Kush Autofloreciente y OG Kush Autofloreciente fueron algunas de las primeras que vieron la luz con la puesta en marcha del Laboratorio. "El cromatógrafo nos permitió ir a tiro fijo. Desde el cruce inicial identificamos todos los fenotipos interesantes y así logramos imprimir en estas genéticas niveles de cannabinoies poco frecuentes en variedades automáticas. En la última copa de la Expogrow la OG Kush Autoflowering fue la más potente, superando niveles de THC del 20%", añade el responsable de Laboratorio de Dinafem.

El cromatógrafo nos permitió ir a tiro fijo.

Gracias al cromatógrafo, nuestros breeders solo trabajan con los quimiotipos deseados, lo que facilita las selecciones. En cualquier caso, los análisis siempre deben completarse con el trabajo de breeding en cultivo ya que muchas veces en el laboratorio se presentan quimiotipos que parecen muy iguales, pero cuyas diferencias se ven claras a la vista. Por eso es importante emplear los datos de las analíticas junto con el buen ojo de criadores experimentados.


El control detallado de los cannabinoides presentes en las flores de cannabis ha sido clave para el desarrollo de nuestra gama de variedades ricas en CBD. "Primero los breeders seleccionan las plantas más interesantes, a continuación viene la toma de muestras. Después llega el trabajo de analítica, donde se siguen los siguientes pasos: desecar la muestra a 40º, pesado, dilución por ultrasonidos, centrifugado, descarboxilación en horno, dilución en etanol e introducción en la columna cromatográfica. Por último, desde el ordenador, interpretamos los datos y preparamos los informes de cada grupo de población. Sólo así podemos asegurar la concentración de principios activos de nuestras genéticas", añade el Mr. A.

Efecto entourage

Además, nuestro equipo de breeders cuenta también con un área de madres, donde guarda una copia de los mejores parentales CBD dominantes. Así, en vez de usar la misma CBD dominante en distintas variedades, tenemos distintos parentales de CBD puro para cada línea, evitando así la homogeneización. "Esto es un dato fundamental ya que uno de los prejuicios existentes respecto a las plantas ricas en CBD es que todas tienen un sabor anaranjado y apariencia similar. Nuestro objetivo es que una OG Kush CBD sepa realmente a diésel y limón y produzca como su madre OG Kush, mantenIendo unos niveles de CBD altos. Tener esta variedad de parentales es precisamente lo que nos ha permitido contar con una amplia gama de variedades ricas en CBD", explica el Mr. A.

Nuestro objetivo es contribuir a mejorar la piscina genética global y para ello el Laboratorio jugará un papel fundamental.

Los componentes químicos de la planta de cannabis son los que la convierten en un elemento tan excepcional. Y hasta la fecha se han identificado 545 compuestos, de los que 111 han sido clasificados como cannabinoides. El THC y el CBD son los más conocidos hasta el momento pero no son los únicos. "Nuestro objetivo es contribuir a mejorar la piscina genética global y para ello el Laboratorio jugará un papel fundamental", añade el Mr. A. Estas tecnologías ayudarán también a profundizar en la investigación sobre el efecto séquito que se traduce en que las moléculas del cannabis trabajan y funcionan mejor juntas que aisladas.

El siguiente reto será establecer e investigar qué efectos farmacológicos tiene cada cannabinoide y, en función de ello, mezclarlos en los ratios adecuados para conseguir los efectos deseados, tanto a nivel recreacional como terapéutico. Y todo ello se desarrollará entre pipetas, batas blancas y microscopios.

11/02/2017

Comentarios de nuestros lectores

2 comentarios
5 sobre 5 (basada en 2 comentarios de usuarios)
¡Deja un comentario!
  1. 5 sobre 5

    En el aporte que haga el banco de semilla , esta todo el desarrollo universal de sus derivados , para todo tipo de usos , yo como investigador estoy totalmente de acuerdo con sus desarrollos ,los cuales ,los considero muy profesionales y de un gran aporte ,al favorecimiento de la humanidad de parte de un cultivo tan estigmatizado historicamente .

    1. 5 sobre 5

      Holà, muchas gracias por su apoyo, un cordial saludo.

Contacto

x
Contacta con nosotros