ConsejosAmigosPrincipal

Consejos para un amigo que quiere saber como fumar un porro de marihuana por primera vez

  • Iniciarse en el mundo de la marihuana es como comenzar una gran aventura. Todo un campo verde lleno de sensaciones y experiencias está por descubrir.
  • Sin embargo, si alguien de tu entorno te pide probar un poco y no lo ha hecho antes, es importante que tengas en cuenta ciertas advertencias para que su ‘primera vez’ sea lo más gratificante posible.
  • No todo el mundo tiene la misma tolerancia a la marihuana y puede que una mala experiencia al principio trunque una relación que, sin contratiempos, podría ser muy provechosa.
ConsejosAmigosPrincipal

Si fumas cannabis seguro que recuerdas el momento cuando diste tu primera calada a un porro. A partir de ahí, la relación que se establece entre la marihuana y el consumidor se convierte en especial. Ahora bien, todo depende del resultado que hayamos obtenido tras nuestras primeras experiencias con la hierba. Por eso, la próxima vez que un amigo te diga que quiere probar la marihuana, debes tener en cuenta una serie de condicionantes para que su primer contacto no acabe en sensaciones desagradables como la ansiedad, la paranoia o los pensamientos delirantes. Un 'mal viaje' inicial puede hacerle renunciar al cannabis de por vida.

Está claro que no todo el mundo tendrá las mismas sensaciones ni con la misma intensidad cuando consumen marihuana. No solo influye la cantidad que se consuma, sino que entran en juego otros muchos factores que condicionan la experiencia de un 'primerizo' en el mundo cannábico. 

Estudios científicos han revelado que el efecto que el consumo tenga en un individuo depende en gran parte de su genética. Por tanto, si a un usuario no le sienta bien es muy probable que sea por obstáculos que pone su propio organismo. Y es que los efectos de la marihuana varían dependiendo de numerosos aspectos: de la persona, de la variedad de cannabis, del momento, de si es Indica o Sativa, de si el sujeto está enfermo o sano e incluso de si ha comido o no.

El ambiente: mejor cuanto más tranquilo y cómodo

Comencemos por el principio. El entorno que nos rodea influye en nuestro estado de ánimo; por eso, es muy importante que cuando alguien va a fumar marihuana por primera vez esté en un lugar donde se encuentre a gusto. En este sentido, lo más recomendable es que se encuentre rodeado de uno o varios amigos, mejor pocos, y en un ambiente tranquilo. 

A ciertas personas, escuchar música o estar al aire libre, en una terraza o en un parque, también les ayuda a relajarse y disfrutar mucho más de la experiencia. Eso dependerá de los deseos de cada uno. Si conoces a tu amigo o amiga, sabrás si el entorno donde os encontráis es el adecuado. 

El estado del consumidor: una buena salud física y mental

Como cada persona es un mundo, es muy importante evaluar la forma física y mental de tu compañero antes de recomendarle que tome marihuana. Si es propenso a episodios de ansiedad o si padece alguna enfermedad crónica, como la diabetes o el asma, se debe controlar aún más el consumo de cannabis. 

Las personas que utilizan marihuana medicinal para aliviar los síntomas de la quimioterapia o de enfermedades graves, como la esclerosis múltiple o la epilepsia, eligen cuidadosamente el tipo de cepas más apropiadas o las consumen en forma de aceites o tinturas preparados. Además, suelen comenzar con un consumo gradual, con el fin de ver los efectos que la marihuana provoca en su organismo. 

Características de la marihuana: menos THC y más CBD 

Existen múltiples variedades de cannabis, algunas con mayor presencia de THC (y por tanto, más potentes) que otras. Esto también debes tenerlo en cuenta a la hora de permitir a tu amigo fumar. Si la variedad que habéis elegido cuenta con un elevado índice de tetrahidrocannabinol, será mejor que consuma menos cantidad: la potencia de este cannabinoide puede provocar demasiada actividad psicoactiva y que la persona se asuste.

Ahora bien, si nuestra cepa es rica en cannabidiol (CBD) se reducirán los efectos psicotrópicos y notará una sensación de suave y progresiva relajación, pero con una potencia moderada, evitando aquellos efectos que a veces pueden resultar molestos de la marihuana con alto THC, como pueden ser la taquicardia, el enrojecimiento de los ojos o la sequedad bucal. Esto también ayudará a demostrarle que no todo el cannabis provoca efectos eufóricos, sino que el estrés y la ansiedad también se pueden aliviar gracias a la presencia del CBD, permitiendo una experiencia sostenible donde actuar con normalidad, pero sin deshacernos de ese lado estimulante que tanto agradecemos cuando disfrutamos de la marihuana. 

Forma de consumo: ¿fumar o comer marihuana?

Para los principiantes, los comestibles con cannabis no son muy buena idea. Puede parecernos que comer unos caramelos de marihuana o tomar una infusión con leche (el THC es liposoluble es decir, se puede disolver en grasas pero no en agua.) es una manera adecuada de iniciarse en el consumo. Sin embargo, cuando ingerimos marihuana los efectos son mucho más intensos y duraderos que inhalado, por lo que si es la primera vez que la consumes, aún no se sabe cómo reaccionará el cuerpo. 

La intensidad de la marihuana ingerida se debe a la forma en que nuestro organismo lo asimila. Cuando comemos cannabis, el hígado transforma el THC en el compuesto llamado 11 hidroxi-THC, que es mucho más potente y causa efectos más psicodélicos en el cerebro. Para alguien que no está acostumbrado, puede resultar demasiado intenso, incluso en dosis pequeñas.

Aun así, si se opta por esta forma de consumo, también se debe tener en cuenta que los efectos tardan más en notarse cuando se ingiere cannabis que si se fuma o se vaporiza. Por ello, no hay que mostrarse ansioso si no se siente ningún cambio al poco tiempo y, en ningún caso, se debe tomar una mayor cantidad para acelerar los efectos. Esto podría llevar a tu amigo a ese mal viaje que prefirirá olvidar. 

Las cantidades más recomendadas para los primerizos

Como podrás imaginar, alguien que consume por primera vez no podrá fumarse un porro entero ni comer un buen trozo de tarta elaborada con marihuana. Si la opción elegida para el primer contacto es fumar, lo mejor será comenzar por una o dos caladas, esperar un rato y disfrutar de los efectos. Si pasado un tiempo tu amigo ya se siente recuperado, se puede aumentar la dosis para continuar experimentando. Eso sí, siempre siendo conscientes que el cuerpo aún está asimilando estas nuevas sensaciones.

Si habéis preferido comenzar por tomar algo comestible, en un principio no deberá tomar más de 5 miligramos. Por ejemplo, si vas a probar un pastel de cannabis, una cucharadita de marihuana para un primer contacto sería suficiente.

Ahora bien, la mejor forma de controlar la cantidad es consumir la marihuana a través de un vaporizador. Además de tener un mejor control sobre la dosis, estos aparatos permiten inhalar sin quemarnos la garganta, como podría ocurrir con un cigarrillo. Además permite alcanzar temperaturas más bajas que las que se logran con la combustión, posibilitando degustar los terpenos o los aceites esenciales presentes en la planta de cannabis, que se evaporan por debajo de los 200 ºC. 

Tras el consumo, estar pendiente de sus reacciones 

Si las condiciones son adecuadas y tu amigo se ha animado a probar el cannabis, es importante que estés a su lado durante la experiencia. Al ser la primera vez que perciba algunas sensaciones, quizá se asuste y eso le provoque un nerviosismo que le empeore sin ningún motivo. Por eso, debes indicarle que esté tranquilo cuando empiece a notar los primeros síntomas. También es bueno hablar con él sobre cómo se siente hasta que los efectos vayan disminuyendo. Eso le ayudará a sentirse más seguro.

Por el contrario, si ves que comienza a mostrarse muy inquieto, recomiéndale respirar con tranquilidad inhalando aire por la nariz y expulsándolo poco a poco por la boca. En casos más extremos, dar un paseo al aire fresco o tomar un baño relajante también pueden venir bien para relajarse y no llegar a sufrir una crisis psicodélica.

A continuación os dejamos con un pequeño manual de urgencia para lidiar con este tipo de situaciones. Ahora bien, tampoco debemos preocuparnos en exceso. Si seguimos las recomendaciones de este post para reducir riesgos, nuestro amigo disfrutará de su primer viaje, lo que le llevará a seguir experimentando con la marihuana en más ocasiones.

----

Ocho maneras de contrarrestar un mal viaje de cannabis

Si a pesar de seguir todos estos consejos, tú o tu amigo sufrís un mal viaje, también conocido como blancazo, aquí tienes un breve manual de supervivencia en ocho pasos: 

1. Manten la calma

Es la principal máxima ante una situación de estas características. Estar tranquilo te ayudará a ser más consciente de lo que te está ocurriendo y no te provocará ninguna paranoia.

2. Bebe mucha agua

Mantenerse hidratado permitirá reducir el malestar. En estos casos, el agua es la mejor opción; sin embargo, también podemos consumir zumo o cualquier otra bebida que esté fría y no lleve cafeína.

3. Come algo que te guste

Tener hambre siempre suele ser una buena señal, así que si te apetece comer algo, no lo dudes. Hará que tu organismo se active y comience a eliminar el THC que te ha producido tal efecto.

4. Pon freno al THC con CBD

El CBD es perfecto para contrarrestar los efectos psicoactivos del THC. El cannabidiol equilibra el zumbido y suaviza la euforia (o, en algunos casos, la disforia), inducida por el THC que, en forma concentrada, puede hacer que las personas se sienten extrañas. El CBD es el yin yang del THC. Por eso, consumir una variedad como Dinamed CBD, que tiene un CBD muy alto y un THC muy bajo, puede ser el antídoto perfecto al blancazo.

5. Dormir puede ser una buena solución

Una de las claves para que el malestar pase es estar relajado. Por eso, lo mejor es encontrar un lugar tranquilo y descansar hasta incluso dormirnos. Centrarnos en el sonido de la respiración también nos ayudará. 

6. Da un paseo o haz algo de ejercicio

Si no eres capaz de desconectar el cerebro, un poco de aire fresco puede venir bien. Para ello puedes dar un pequeño paseo por un entorno cercano y conocido. Incluso hay expertos que afirman que hacer algún tipo de ejercicio ayuda a eliminar el THC.

7. Distraerte viendo la tele o escuchando música

Otra opción para que estos efectos comiencen a reducirse puede ser realizar cualquier tipo de actividad que te divierta o entretenga, algo que te provoque buenas emociones. Esto hará activar la zona del cerebro que canaliza los sentimientos más placenteros para evitar así otros síntomas nocivos como la ansiedad o la paranoia.

8. Charla con tus amigos

Hablar es muy recomendable para alguien que está sufriendo un efecto no deseado. Si estás acompañando a alguien que le está ocurriendo esto, lo mejor es que le hagas preguntas concretas sobre las sensaciones que está experimentando. Mejor obviar frases hechas como "Cálmate" o "¿Qué te pasa?" para evitar ponerle más nervioso y agravar sus síntomas.

01/06/2017

Comentarios de nuestros lectores

1 comentario
5 sobre 5 (basada en 1 comentario de usuario)
¡Deja un comentario!
  1. 5 sobre 5
    Muy buena información me gusto mucho aprendí muchas cosas nuevas ya tengo una mejor espectatiba del canabbis ya se como contrarrestar un mal viaje con canabbis exelente información

Contacto

x
Contacta con nosotros