El auge del aceite de cáñamo con CBD

  • La industria del aceite de cáñamo ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años. Ha aumentado las hectáreas de sus cultivos y ha hecho que muchas empresas comiencen a apostar por su comercialización.
  • Incluso en Europa este tipo de aceite con alta presencia de CBD ha llegado a convertirse en el nuevo ‘oro líquido’ gracias a sus propiedades terapéuticas y medicinales.
  • ¿Quieres saber más sobre este producto cannábico tan valorado?

El mundo del cannabis es tan amplio que, en ocasiones, existen oportunidades que desconocemos. Es el caso del cáñamo y sus múltiples variantes. A pesar de que sus fibras han sido utilizadas desde tiempos inmemoriales para la industria textil y papelera, la constante investigación sobre la planta ha destacado su alto valor nutricional y medicinal.

A diferencia de la marihuana, el cáñamo posee bajos niveles de THC, la sustancia psicoactiva de la planta; sin embargo, su contenido en CBD, un fitocannabinoide con grandes beneficios para la salud, es el mismo, incluso más alto en algunas variedades. Así, a la vez que se descubría la importancia del cannabidiol para el tratamiento de distintas enfermedades, los expertos se fijaban en el cáñamo para conseguir mucho más que celulosa o hilos.

El CBD tiene un gran poder calmante y sedante contra el dolor y cuenta con efectos neuroprotectores y neurogénicos. Su potencial se tiene en cuenta en el tratamiento de infecciones resistentes a los antibióticos o para enfermedades como la artritis, la epilepsia, la esquizofrenia o el cáncer. Así, la industria lleva años buscado la forma de conseguir comercializar un producto que mantenga estas propiedades. Y lo está consiguiendo gracias al aceite de cáñamo. 

El gran valor nutricional y medicinal de este producto ha conseguido que muchas empresas comiencen a apostar por su producción a gran escala. En Estados Unidos, por ejemplo, la empresa SanSal Wellness cuenta con más de 200.000 plantas en su granja de Pueblo, en el estado de Colorado. Con ellas consigue una cosecha anual mínima de casi 200.000 kilos de cáñamo cultivado al aire libre. A esto hay que sumarle casi 3000 metros cuadrados de invernaderos, a lo que se suman más de 2000 kilos cultivado en interior por mes. Todo ello para producir aceite rico en cannabinoides. Y su compromiso va más allá.

SanSal Wellness trabaja en la investigación del cáñamo para garantizar productos con un espectro mucho más amplio de cannabinoides. Eso sí, con métodos naturales y sostenibles, como no podía ser de otro modo para preservar la calidad del producto.

En España también existe una clara apuesta y han sido muchos cultivadores los que se han lanzado a la producción de cáñamo industrial para conseguir este apreciado aceite. Sin embargo, aún es preciso conocer un poco más sobre él. Incluso cuando nos acercamos a comprarlo, la gran variedad de aceites extraídos del cannabis puede generarnos confusión ante cuál es realmente aceite de cáñamo, cuál contiene o no CBD y qué propiedades tiene cada uno.

Diferencias entre aceite de cáñamo y el aceite de CBD

Cuando se habla del aceite de cáñamo a secas estamos hablando de aquel que se consigue tras el prensado de las semillas. En estos casos la presencia del cannabidiol (al igual que la de THC) es mínima, aunque esto no le resta que sea un gran producto, considerado por muchos como un superalimento. 

En 2014, un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla publicó un estudio en la 'Journal of Agricultural and Food Chemistry' donde se mencionaban los beneficios de los componentes del aceite de estas semillas para el organismo. Esto se debe en parte a que cuenta con ácidos grasos como el omega-3 y el omega-6, junto con compuestos fenólicos, alcoholes grasos y esteroles, entre otros, que cuentan con un efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares y sus propiedades antioxidantes. Además, los autores de esta investigación apuntan que este aceite puede ser muy útil para prevenir y tratar la fibromialgia.

Aunque su poder llega más allá de la alimentación: también es conocido su uso como biocombustible. Recientemente un ejecutivo de Dell, Bruce Dietzin, diseñó un coche que funciona con aceite de cáñamo. Lo hizo en honor de Henry Ford, quien en 1941 fue el primero en construir un automóvil con estas características, aunque por desgracia nunca vio la luz. Además, se ha utilizado en sustitución del petróleo para crear plástico natural y biodegradable.

Por su parte, lejos de estas aplicaciones, el aceite de CBD guarda un mayor interés para la industria farmacéutica. A diferencia del extraído de las semillas, este se obtiene a partir de las flores de la planta y mediante una serie de métodos diferentes que van desde el uso de CO2 hasta disolventes líquidos o gaseosos.

Este aceite está enfocado a eliminar todos los aspectos negativos de fumar, vaporizar, ingerir las flores o cultivar la planta de marihuana, en muchos casos penalizado por la ley. Con el aceite de cáñamo rico en CBD aprovechamos al máximo lo bueno de la planta. Por ejemplo, es capaz de reducir y eliminar las convulsiones producidas por trastornos neurológicos o neurodegenerativos en niños y adultos, a la vez que se recomienda para hacer frente a la ansiedad o a la depresión. 

Aunque no solo es recomendable en su ingesta, a nivel tópico el aceite de cáñamo con altos niveles de CBD también produce resultados espectaculares. Además de ser un potente antinflamatorio, muchos expertos lo recomiendan para tratar enfermedades de la piel como la psoriasis o la dermatitis. Asimismo, cualquier cultivador puede producir el suyo propio en casa sin muchas complicaciones.

La situación en Europa y España

Es legal cultivar cáñamo industrial en la Unión Europea. De hecho, aquellos nuevos países que entren en el club y no permitan sembrar ninguna planta de cáñamo deben cambiar su legislación local para adaptarse a ello y hacer una excepción. Ya en los años 90, la mayoría de Estados miembros que aún no lo habían legalizado lo hicieron. Un reglamento de los 28 fija la cantidad máxima de THC en los cultivos de cáñamo y pide a los Estados miembros que lo vigilen. La propia UE estableció el método de determinación del tetrahidrocannabinol: con cromatografía en fase gaseosa, extrayéndolo mediante un disolvente 

Según la European Industrial Hemp Association (EIHA), en 2016 había 33.300 hectáreas de cáñamo industrial cultivadas en toda la UE (un 32% más que en 2015) y se procesaron 85.000 toneladas de este material para diversos usos. Francia es el país con una mayor superficie cultivada: 17.000 hectáreas en 2016, según la EIHA. Le sigue Estonia, con 3.500 hectáreas.

La plantación de cáñamo está permitida en España desde 1999 con la aprobación del Real Decreto 1729/1999, de 12 de noviembre, que también establece las normas para la solicitud y la concesión de las ayudas a este y al lino textil. Esta norma autoriza un total de 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo en España, entre las que se encuentran nombres como la Beniko, Bialobrzeskie o Delta 405, para la fabricación de fibras. En la actualidad, la plantación está subvencionada por la Comunidad Europea, por lo que resulta una buena apuesta para negocios emergentes. Eso sí, siempre que no exceda el 0,2 % de THC: entonces pasaría a considerarse marihuana y estaría penalizado.

Cataluña es la comunidad autónoma con más cultivos, aunque en su mayoría son para usarlo como materia prima en la elaboración de papel. A Cataluña también se unen varias zonas de la Comunidad Valenciana, Andalucía, Aragón y Navarra, si bien las fibras de estas últimas son más gruesas y se utilizan principalmente para sacos, cuerdas o alpargatas.

El aceite de cáñamo con CBD en España ha comenzado a tener una gran aceptación por parte del público, tanta que ya hay quienes lo consideran el nuevo 'oro líquido', tanto por su coste comercial como por su valor terapéutico. Ahora bien, en España todavía queda un largo camino para su producción. 

La industria del cáñamo no está tan avanzada como la de otros países europeos como Alemania, Francia o Austria, y este tipo de productos todavía no cuentan con la aceptación necesaria. Aun así, cada vez son más lo que apuestan por probarlos y disfrutar de las excelencias de este y sus derivados.

16/02/2018

Comentarios de nuestros lectores

Aún no hay comentarios. ¿Quieres ser el primero?

¡Deja un comentario!

Contacto

x
Contacta con nosotros